Dividendos fictos: tratamiento contable

20 julio 2018

La ley 19.438 (2016) incorporó varias modificaciones tributarias. En particular creó el régimen de dividendos o utilidades fictos reglamentado por el decreto 36/017 del 13 de febrero de 2017.

Si bien el presente artículo tratará el reconocimiento contable de dichos dividendos fictos, parece oportuno explicar previamente y en forma resumida de que estamos hablando al referirnos a ellos.

¿Qué son los dividendos fictos?

Al cierre de un ejercicio económico las empresas que han tenido resultados positivos pueden decidir su distribución (total o parcial) entre sus accionistas; lo cual quedará reflejada en Actas de Accionistas y estará gravada por el IRPF o IRNR con una tasa del 7%.

Si los accionistas no toman tal resolución, porque deciden que el resultado del negocio permanezca en la empresa acumulándose a resultados de ejercicios anteriores que pudieran exisitir, se genera el concepto de dividendos fictos. Estos dividendos fictos están gravados por el IRPF o el IRNR con la tasa del 7%.

La determinación del monto imponible, excede a este artículo, pero en forma  simplificada diremos que el porcentaje del impuesto se aplica a las rentas netas fiscales gravadas por IRAE con una antigüedad mayor o igual a 4 ejercicios, con ciertas deducciones, y que no superen los resultados acumulados contables

Entonces hagamos un simple ejemplo: si una empresa determina al cierre de su ejercicio un dividendo ficto de USD 100.000, deberá volcar a DGI – en calidad de agente de retención USD 7.000  (La obligación es del accionista o socio).

¿Cómo se reconoce contablemente el pago de los dividendos fictos?

El pago de este concepto a DGI implicará un aumento del Pasivo en tanto no se haga efectivo el pago, y una disminución del Activo Disponible, cuando esto suceda.

¿Pero cual es la contracuenta contable que se debe utilizar para poder cerrar este asiento?

Las opciones que la profesión maneja son reconocer:

  • un aumento en el activo, en el rubro Cuentas a cobrar a Accionistas.
  • Una disminución en el patrimonio, similar a lo que se hace cuando se distribuyen dividendos anticipados.

¿Cuáles son algunos de los argumentos a favor o en contra de las opciones detallada anteriormente?

A favor de la opción 1 (aumento en el activo):

  • El impuesto que se paga es responsabilidad del accionista
  • La empresa actúa como agente de retención y tiene derecho a cobrarle al accionista.
  • En los casos en que sea aplicable, según la normativa, la devolución de este impuesto por parte de DGI se podrá realizar a la empresa siempre que se cuente con la conformidad expresa del socio o accionista (titular del crédito)
  • La normativa fiscal expresamente lo trata como Activo no computable.
  • No se obtendrán ingresos futuros como resultado de los dividendos fictos.
  • La NIIF para Pymes en la Sección 29, párrafo 29.26 dice “cuando una entidad paga dividendos a sus accionistas, se le puede requerir pagar una porción de los dividendos a las autoridades fiscales, en nombre de los accionistas. Estos importes, pagados o por pagar a las autoridades fiscales, se cargan al patrimonio como parte de los dividendos”. De esta forma la propia norma contable, parece mostrar su preferencia por el reconocimiento en patrimonio.

Quienes están a favor de la opción 2 (disminución en el patrimonio) sostienen:

No existe un tratamiento preferencial establecido en la normativa vigente.

En mi opinión, considero que el reconocimiento en el patrimonio es una postura más conservadora, y elimina riesgos de sobrevaluar el activo y con ello algunos indicadores económicos – financieros, pero cualquiera de los das opciones es admisible.

andrea.beltran@mvd.auren.com

Pulsar AQUI para descargar el artículo

 

Este sitio utiliza cookies para darle un mejor servicio. Al usar este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies como se explica en nuestra Política de privacidad. Lea nuestro Aviso legal y Política de privacidad para obtener más información sobre cómo usamos las cookies y su gestión. Aceptar