Más control, más rentabilidad

23 junio 2017

Todas las empresas, con independencia de su tamaño o su giro, se preocupan por mantener cierto nivel de rentabilidad o aumentarlo. La realidad es que todos quieren  ganar más.

En principio se puede creer que hay dos formas de alcanzar dicho objetivo: aumentar los ingresos (aumentar las cantidades vendidas o los precios) y disminuir los gastos.

Si bien esto es cierto, no siempre es fácil. Hay elementos que vienen dados por el mercado donde se actúa que no se pueden modificar. Por ejemplo, un aumento en el precio del bien vendido puede traer como resultado una caída en la demanda, que afecta las cantidades vendidas, y en consecuencia no genera un incremento en los ingresos.

Sin embargo, hay un tercer mecanismo para incrementar la rentabilidad de una empresa: actuar sobre sus controles. De esta forma se puede lograr ser más eficiente en la realización de operaciones y se puede minimizar los riesgos que afecten el cumplimiento de los objetivos de la empresa.

En nuestro país existe una gran cantidad de empresas – pequeñas y medianas – caracterizadas por la ausencia de controles, basadas en “la confianza”, aunque esto no es una característica exclusiva de esas empresas.

¿Qué sucede en esas empresas? A voluntad – o no - de uno o alguno de sus miembros se producen operaciones que la perjudican económicamente; muchos de los cuales se podrían haber evitado si la empresa contara con los controles adecuados.

¿Cuáles son estos hechos?: productos que salen de la empresa sin representar ventas para la empresa, ventas que no son cobradas por la empresa (menos ingresos), gastos que no son necesarios para la operativa, salidas de fondos para gastos no vinculados a la empresa (más gastos).

Así se cumple la ecuación:

+ gastos – ingresos = - rentabilidad

Entonces, las empresas necesitan tomar conciencia que el “gasto” necesario para implementar controles eficaces y eficientes, no es un gasto sino una inversión, que le permitirá ganar más dinero (disminuyendo gastos o incrementando ingresos o una combinación de ambos)

Para determinar cuáles son los controles necesarios e implementarlos, las empresas podrán hacerlo con personal interno o tercerizando el servicio.

Los controles a implementar, dependen de cada empresa, de cuales sean sus objetivos y de cuales sean los riesgos que se identifiquen.

¿Pero es suficiente tener controles? No. Además de determinar e implementar los controles, se deben desarrollar procedimientos que aseguren el adecuado funcionamiento de los controles y el cumplimiento de sus objetivos.

Así las empresas verán el cumplimiento de la ecuación:

+ controles = + rentabilidad

andrea.beltran@mvd.auren.com

Pulsar AQUI para descargar el artículo

Este sitio utiliza cookies para darle un mejor servicio. Al usar este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies como se explica en nuestra Política de privacidad. Lea nuestro Aviso legal y Política de privacidad para obtener más información sobre cómo usamos las cookies y su gestión. Aceptar