25 enero 2018

Cómo la tecnología ayuda a comercios y franquicias a mejorar su competitividad

Recientemente, en una de las jornadas formativas que realizo con  grupos de comerciantes, uno de los problemas o retos que señalaban eran los problemas que les suponía sus respectivas tiendas on-line. Consideraban su principal competidor a su propia web.

Entrando más en detalle, la web les ocasionaba problemas en la relación de los clientes, el famoso showrooming, fallos logísticos, etc.

Todo esto hizo que mi planteamiento cambiara, ya que entiendo que la venta on-line debe ser un elemento clave en el funcionamiento de una empresa hoy en día, y me di cuenta de que los interesados –en este caso el grupo de comerciantes- no lo percibían de la misma forma. Nada más lejos.

Evidentemente, la tecnología debe usarse bien, con objetivos adecuados y maximizando los procedimientos de cada canal, de tal forma que se optimice la eficacia de ambos para que se complementen correctamente.

El uso de herramientas tecnológicas inadecuadas puede convertirse en un problema que, lejos de obtener los objetivos que se persiguen, podría generar consecuencias fatales en la empresa. Todos conocemos numerosos casos de propuestas mal enfocadas, a destiempo o con un desarrollo absurdo, que se han quedado en el camino y que no han contribuido a conseguir los resultados pretendidos.

Por tanto, el reto es:

Analizar el problema con rigor, para hacer un planteamiento adecuado, que permita a la empresa USAR CON EFICACIA LA TECNOLOGÍA.

Hay que responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué determinados puntos de venta minorista (en igualdad de condiciones) son mucho más rentables que otros?
  • ¿Cuáles son los procedimientos, el conjunto de pequeñas piezas que configuran el concepto de negocio y hacen, en definitiva, que este funcione y otros no?
  • ¿Nos hemos parado a determinarlos?
  • Cómo tener métricas de todos esos procedimientos para saber si lo estamos haciendo mejor o peor que antes, y mejor o peor que la competencia.
  • Cómo identificar determinados comportamientos del proceso comercial, más sutiles, para corregirlos y mejorar las ventas o el ticket medio.
  • Cómo conseguir que el sistema funcione conforme a lo establecido, optimizando los procedimientos y obteniendo una excelente imagen de marca.

 El reto es triple:

  • Ayudar a las empresas a mejorar la rentabilidad en su cadena de tiendas, restaurantes o franquicias optimizando el funcionamiento de las mismas y la interlocución entre todas ellas.
  • Ayudar a las empresas a que el funcionamiento sea fiel al modelo establecido desde la central, lo que redundará en un mayor beneficio para todos.
  • Ayudar a las empresas a introducirse en el sistema de franquicias, o equivalente, lo que permitirá una adecuada división de roles y una maximización del beneficio y del crecimiento.

 Todo esto es lo que trabajamos desde Auren para ayudar a las empresas a conseguir sus objetivos en este sentido. Como dijo William Thomson, “lo que no se define no se mide, y lo que no se mide no se puede mejorar”.

Nacho Cabaleiro, Gerente Consultoría Franquicias y Retaide Auren

nacho.cabaleiro@vgo.auren.es

Este sitio utiliza cookies para darle un mejor servicio. Al usar este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies como se explica en nuestra Política de privacidad. Lea nuestro Aviso legal y Política de privacidad para obtener más información sobre cómo usamos las cookies y su gestión. Aceptar