19 junio 2019

Conozca las aclaraciones realizadas vía Decreto sobre el impuesto al consumo de inmuebles

A través del Decreto 961 del 5 de junio de 2019 se reglamentó el impuesto nacional al consumo de bienes inmuebles, creado por la ley de financiamiento con una tarifa del 2%  sobre la enajenación de inmuebles por valor superior a 26.800 UVT ($918 millones para 2019). Entre otras disposiciones, el Decreto precisó:

 

  • Situaciones que no generan el impuesto: Cuando la transferencia del inmueble se realice como aporte al capital de sociedades, o como consecuencia de procesos de fusión y escisión, casos en los que deben cumplirse los requisitos del Estatuto Tributario frente a este tipo de operaciones. Tampoco se genera el impuesto por el traslado y restitución del inmueble, derivado de contratos de fiducia mercantil, o como aporte a fondos que no cotizan en bolsa, siempre y cuando la transferencia del dominio se encuentre limitada.
  • Responsables del impuesto: El adquirente del inmueble es quien asume económicamente el impuesto, valor que será mayor valor del costo del activo. Por su parte, señala el Decreto que el vendedor o cedente del inmueble “serán responsables del impuesto” y por tanto responderán cuando sirvan como instrumento de evasión, lo cual podría ocurrir por la reducción del precio de venta o evitando la configuración de la obligación tributaria.
  •  Retención en la fuente: El impuesto será recaudado totalmente mediante retención en la fuente, la cual deberá practicarse previamente a la enajenación del inmueble. Actúan como agentes retenedores los notarios, los administradores de las fiducias, los administradores de los fondos de capital privado o de los fondos de inversión colectiva. El agente retenedor expedirá un comprobante de pago para perfeccionar la enajenación y que se protocolizará con la escritura pública. Dispone el Decreto que en caso de que no exista un agente de retención, el impuesto deberá ser declarado y pagado por el adquirente a través de un recibo oficial de pago, soporte que aportará previamente a la enajenación.
  • Exención: La ley dispuso la exención de este impuesto para bienes adquiridos por entidades estatales y destinados para equipamientos colectivos de interés público social. A tal efecto, el Decreto precisa que los bienes pueden ser adquiridos a través de terceros o patrimonios autónomos y define los equipamientos colectivos de interés público social como el conjunto de espacios destinados a proveer servicios sociales de carácter formativo, medioambiental, cultural, de salud, deportivo y de bienestar social, y de apoyo funcional a la administración pública. 

Finalmente, como medida transitoria dispuso el Decreto que quienes hayan realizado enajenaciones de inmuebles sin pagar el impuesto, tendrán hasta el 5 de julio de 2019 para pagarlo al agente retenedor, quien a su vez lo pagará e incluirá en la declaración de retención en la fuente.

Fuente: Decreto 961 del 5 de junio de 2019


Este sitio utiliza cookies para darle un mejor servicio. Al usar este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies como se explica en nuestra Política de privacidad. Lea nuestro Aviso legal y Política de privacidad para obtener más información sobre cómo usamos las cookies y su gestión. Aceptar